El vudú es quizás la corriente religiosa más poderosa existente en la tierra, una corriente que fue cimentada sobre lo sobrenatural en el mayor de los porcentajes. Las practicantes del Vudú se centran en el uso y el conocimiento de energías ocultas antiguas, es una religión donde un sacerdote dirige el culto, son personas que alcanzan un nivel espiritual superior capaces de entrar en contacto con estos espíritus (Loas) a través de la posesión por un determinado tiempo recibiendo esta persona extraordinarios poderes para realizar los rituales, este sacerdote entra en un estado de concentración. Los espíritus comúnmente interactúan con la gente en la tierra, envían mensajes y hacen que sucedan cosas, tanto buenas como malas. Una misteriosa combinación de fuerzas contradictorias: bien y mal, feliz y triste, etc
.
De esto se puede decir que en el vudú existe la dualidad, es decir, el bien y el mal, la vida y la muerte, la noche y el día. El Vudú blanco o Rada y el Vudú Negro. El vudú toma como suma importancia la reproducción, la salud y todos los aspectos de la vida diaria, esta religión y sus rituales son capaces de traer fertilidad y esterilidad sexual, producir cualquier enfermedad o de traer salud temporal y puede traspasar todas las áreas y aspectos de la vida humana.

El vudú negro, resaltando que el aspecto central de esta es causar enfermedades. Probablemente constituyen el 60% de la actividad del vudú bajo el uso de muñecos o fetiches, alfileres, velas y otros implementos, es muy importante la fe Destructora (con la ayuda de los loa y otros espíritus), también con conjuros y hechizos. En el vudú se llevan a cabo ceremonias para invocar espíritus, dirigir la iniciación de otros sacerdotes, Adivinar el futuro e interpretar los sueños, Crear pociones para variados fines (desde el amor a la muerte). Es importante resaltar que para estas ceremonias esta la participación de tambores proveen la música y el ritmo, imprescindible para el desarrollo de estas, todos los asistentes participan en el rito, en la mayoría de los servicios hay posesiones demoníacas, casi todo servicio de vudú conlleva el sacrificio de un animal, pues esto implica la liberación de vida. Estos sacrificios dan poder a los espíritus.

EL VUDÚ Y LA MÁGICA NEGRA

El vudú se asocia con la magia negra, pudiendo causar estragos en la vida de una persona con el mero objetivo de la destrucción de cualquier aspecto de la vida, creando problemas familiares, tensiones, fobias innecesarias, afectando negativamente a los niños, destruyendo amistades y noviazgos que parecen inseparables, creando problemas de salud crónicos, impotencia sexual, destrucción de la paz mental, e incluso causar muertes no naturales en circunstancias extremas, y hasta un sin número de estragos inimaginables. El uso del vudú junto con la magia negra no sólo afecta a las circunstancias y perspectivas del futuro de una persona, sino que también le priva materialmente de todo a lo que estaba destinado, además de problemas que pueden llegar a afectar a la psique de la víctima, de tal manera que uno pueda llegar a perder la fuerza de voluntad y la energía mental para poder salir de la situación siniestra y no tener ningún deseo de vivir. Uno de los hechizos más conocidos atribuidos al vudú y la magia negra es el de convertir a las personas en "zombis".